Ajoblanco de coco

Rimas con sustancia

Ajoblanco de coco y piñones con melocotón y cañamones
Este artículo se publicó originalmente en el número 248 de la revista Cáñamo España

Vamos a refinarnos un poco y hacer un plato globalizado y resultón: una sopa fría entre Málaga y Asia con la que quedaréis como auténticos foodies expertos. Una forma rica y elegante de disfrutar de la White Widow x Ak de Spanish Seeds.

La White Widow x Ak de Spanish Seeds ha sido la seleccionada para este exótico ajoblanco. La regalamos con la revista en diciembre del pasado año. Es una planta compacta especialmente diseñada para interior, resinosa y con una producción bastante alta (hasta 500 g/m²). Su sabor es una mezcla suave de tierra, picante y Skunk, y los efectos son de larga duración y más cerebrales que físicos. Para incorporarla a la receta vamos a hacer una leche de coco cannábica. Empezaremos poniéndola a calentar en un bol al baño maría, así evitaremos que llegue a hervir y que pierda los menos terpenos posibles. Cuando la leche alcance unos 60 o 70 ºC incorporaremos la marihuana pasada por un grinder poco a poco y removiendo hasta conseguir que quede totalmente sumergida. La dejaremos ahí unos 20 min. Pasado este tiempo, la pasaremos por un colador de tela y la dejaremos reposar tapada 5 min más. Con nuestra leche de coco cannábica lista, ya solo hay que esperar a que se enfríe. 

Ajoblanco de coco

Para el ajoblanco comenzaremos poniendo el pan en remojo con el agua. Pelaremos el ajo y le quitaremos la parte central para que no nos repita y estemos comiendo ajoblanco durante horas. Cuando el pan esté blandito y sea fácil de triturar, le podemos añadir los piñones, los ajos, la leche de coco cannábica fría, el AOVE, el vinagre y la sal. La cantidad de agua dependerá del porcentaje de grasa de leche de coco, así como de la densidad del pan y el espesor deseado. Mi consejo es que lo trituréis todo y que después vayáis incorporando la cantidad de agua que necesitéis para alcanzar la textura que más os guste. Una vez triturado lo meteremos en la nevera para que se enfríe bien; tened en cuenta que cuando se enfríe espesará un poco más. 

Por otro lado, podemos ir pelando los melocotones y cortándolos en brunoise (cuadraditos pequeños e iguales). También picaremos el cebollino y tostaremos un poco los cañamones para que además del crujiente nos aporten también ese toque ahumado. Una vez que tengamos todos los elementos podremos montar el plato. Tened en cuenta que una vez montado lo ideal es consumirlo lo antes posible. Lo primero será hacer un montoncito alto con el melocotón para después incorporar el ajoblanco con cuidado, de forma que quede sobresaliendo como un iceberg. Para terminar y decorar añadimos con gracia los cañamones, el cebollino picado y un chorrito de AOVE. 
¿Está chulo, verdad? Pues nada, a vacilar, a disfrutar y, con piñones y cañamones, a rimar pareados. 

Ajoblanco de coco
Ingredientes para cuatro personas 

400 ml de leche de coco cannábica 
100 ml de agua 
100 g de piñones 
1 diente de ajo hermoso 
20 g de pan del día anterior 
40 g de AOVE de la variedad arbequina 
4 cs de vinagre de manzana 
Sal al gusto 
2 melocotones amarillos maduros 
20 g de cañamones tostados 
1 cs de cebollino picado para decorar 
 

LA DOSIS CORRECTA

Se estima que medio gramo por persona si no es usuaria de cannabis es una dosis suficiente para sentir los efectos. Si eres consumidor habitual la tolerancia hacia la sustancia activa hará que necesites el doble: un gramo. No olvides que durante la digestión el THC se convierte en una molécula más potente que propicia una experiencia retrasada y hasta tres veces más intensa que con una cantidad similar fumada. El efecto tarda entre 30 y 90 minutos en mostrarse en todo su esplendor, y puede llegar a mantenerse hasta 8 horas.

Dado que no todas las hierbas son iguales y que todos somos diferentes, estos consejos sobre cantidades y efectos son orientativos. Es al comensal al que corresponde encontrar su medida. La prudencia siempre es buena consejera.

Fotos

COIMAGEN

Relacionados

Aquí nos tomamos el vermut de postre

Revolucionamos el mundo del vermut y el de los postres con esta versión de las clásicas peras al vino tinto. Las aliñaremos con especias, queso italiano y vermut cannábico para poner el postre a otro nivel. Así tendremos una sobremesa muy, pero que...

¡Este arroz es la bomba!

Este agosto nos ponemos rústicos y nos vamos al campo para hacer una receta clásica. Además, le añadiremos nuestro toque particular con esta variedad automática, que te hará apreciar el entorno rural como nunca antes lo habías hecho. Valorarás la...

Homenaje de lujo y glamour

En esta ocasión, vamos a darnos el placer de disfrutar de un plato foodie y bastante sencillo de elaborar. Habrá que rascarse un poquito el bolsillo, pero cuando lo probéis, os aseguro que no os va importar en absoluto: un día es un día. Además, si...

¡Ave y César!

Vamos a hacer nuestra propia salsa César psicotrópica sin conservantes ni colorantes pero cargadita de CBD. Con ella aliñaremos esta clásica, a la que añadiremos un toque refrescante y veraniego de sandía para darle color, dulzor y personalidad.