Pasar al contenido principal
11 de Agosto de 2022

Menú de usuario

Las drogas en las elecciones de octubre

El próximo 27 de octubre se realizarán las elecciones regionales en Colombia. 121.194 personas se inscribieron para ser elegidas, 174 para gobernaciones y 5270 para alcaldía, además de los candidatos a las asambleas departamentales, juntas administradoras locales y concejos municipales. Una vez más las elecciones vuelven a tener el manto de la guerra, que ha visto el asesinato de 6 candidatos en los dos primeros meses de campañas, teniendo como trágico hecho el homicidio de Karina García Sierra y 5 de sus acompañantes –incluida su mamá– en el municipio de Suárez (Cauca), un zona en disputa por el control de los cultivos de coca y marihuana.

El próximo 27 de octubre se realizarán las elecciones regionales en Colombia. 121.194 personas se inscribieron para ser elegidas, 174 para gobernaciones y 5270 para alcaldía, además de los candidatos a las asambleas departamentales, juntas administradoras locales y concejos municipales.

Una vez más las elecciones vuelven a tener el manto de la guerra, que ha visto el asesinato de 6 candidatos en los dos primeros meses de campañas, teniendo como trágico hecho el homicidio de Karina García Sierra y 5 de sus acompañantes –incluida su mamá– en el municipio de Suárez (Cauca), un zona en disputa por el control de los cultivos de coca y marihuana. 

El tema de las drogas no ha estado ausente de las campañas, el candidato Miguel Turbay en Bogotá prometió radicalizar su persecución policial a los consumidores en los parques, en Medellín prometen continuar con el desmonte de las bandas criminales que ha tenido a esta capital con los índices de violencia y muertes más altos de los últimos 15 años, en el sur del país algunas campañas políticas se concentran en continuar con el acuerdo de paz e insistir en la sustitución de cultivos pese a las amenazas y muertes. El tema de drogas en campaña siempre ha tenido réditos electorales asociado al miedo y el populismo punitivo que promete acabar con el consumo sancionando y llevando a la cárcel a los consumidores. 

Mientras la mayoría de los candidatos señalaban a los consumidores como enfermos y delincuentes que debían ir a la cárcel o a hospital, en la ciudad de Pereira y Dosquebradas se denunció que estaban entregando droga a cambio de votos, algo que puso en alerta a las autoridades y fue noticia nacional. Este hecho más allá de configurar un delito electoral por compra de votos, también dejó claro que mientras la mayoría de los candidatos y ciudadanía ve a los consumidores como persona objeto de derechos a quienes hay que castigar o curar, los narcos los ven como un sujeto de derechos, ciudadanos con capacidad de votar y decidir, algo que ninguno de los candidatos en campaña fue capaz de hacer.

Un duro golpe a la democracia y una vez más los narcos anticipándose a la realidad política.  
 

Te puede interesar...

¿Te ha gustado este artículo y quieres saber más?
Aquí te dejamos una cata selecta de nuestros mejores contenidos relacionados:

Suscríbete a Cáñamo