Angel Meana
Angel Meana

Ángel Meana, 81 años y 30 de ellos fumando marihuana

Redacción

Nos hacemos eco de una entrevista en La voz de Asturias a Ángel Meana, que preside la asociación (cannábica) Llebastur, fundada en Avilés (Asturias) en el 2010 aunque funciona desde 2012. La intención de Llebastur es, según Meana, “tener un lugar en el que poder consumir este producto tranquilamente y sin sobresaltos. Llevamos ya cuatro años sin ningún problema, absolutamente dentro de lo legal”.

Para ser socio se necesita acreditar que se es consumidor habitual y ser mayor de edad. Según comenta Meana, el 20% de los socios son personas que utilizan la marihuana con fines terapéuticos. “El proceso de la marihuana en la sociedad es imparable. Desde hace una temporada nos empieza a llegar mucha gente a la asociación con documentación médica, que están recibiendo quimioterapia o que están en silla de ruedas…no es que cure nada, pero palia los efectos. Te dicen que duermen mejor, que comen un poco más y que están más tranquilos. Algunos te dicen que están tomando diez pastillas al día que lo único que les hace es fastidiarles el estómago y, si me fumo un porro, de repente estoy cuatro o cinco horas perfectamente, el estómago es funciona bien y se sienten bien”. 

Ángel se jubiló a las 65 años después de pasar 51 años trabajando, “tengo 81 años, llevo más de 30 fumando marihuana y, si fuera malo, ya tendría que estar muerto… fumo marihuana a diario. Voy al gimnasio, a nadar, y he fumado, a esquiar, a andar en bici, a hacer el camino de Santiago, a hacer yoga, y no coarta para nada mis condiciones físicas y psicológicas. No solo no me perjudica sino que me hace muy bien… he estado un tiempo sin fumar y no genera adicción. Me pueden entonces preguntar que por qué la consumo. Pues como el café o el cigarrillo de después de comer. No es tan negativo como algunos piensan”. 

Antonio cree que España está hecha ahora un lío tremendo y duda mucho que se produzca un debate serio sobre si legalizar, regular o despenalizar la marihuana. “Y no ya para pasarlo bien, sino para no tener dolores y ahí estamos hablando de palabras mayores”.