Una operación logra la mayor incautación de droga de síntesis en España

Una operación logra la mayor incautación de droga de síntesis en España

Redacción

76 kilos de speed, 40 de MDMA, 800.000 pastillas, precursores químicos, tusi, hachís, marihuana y metanfetamina.

Una operación de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha desarticulado una banda dedicada al tráfico internacional de drogas y ha batido el récord del mayor decomiso de drogas sintéticas realizado nunca en España, y la segunda incautación de MDMA más importante de Europa en los últimos 20 años. Los agentes localizaron grandes cantidades de speed, MDMA en cristal y pastillas, hachis, marihuana y LSD en Barcelona. Once personas fueron detenidas y ocho han entrado en prisión.

En total la policía incautó 76 kilos speed (sulfato de anfetamina), casi 40 kilos de MDMA en cristal, 827.000 pastillas de MDMA, 310 kg de hachís, 89 kg de marihuana, 2000 dosis de LSD, 1,65 kg de tusi (una mezcla de drogas de contenido y efectos variables) y una cantidad indeterminada de metanfetamina. Además también se hallaron 217 litros de aceite de anfetamina para producir más speed y varias armas de fuego. Las once personas detenidas son de nacionalidad holandesa, española, rumana, colombiana e italiana, y están acusadas de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y tenencia ilícita de armas.

Una operación logra la mayor incautación de droga de síntesis en España

Los detenidos se dedicaban tanto a la exportación de marihuana y hachís como a la importación y la síntesis de drogas. Según ha publicado el Ministerio de Interior, los detenidos enviaban cannabis desde España hasta Países Bajos a través de envíos ocultos en camiones. La hierba y el hachís eran intercambiados por drogas de síntesis y precursores químicos, que eran traídos de vuelta hasta Barcelona. Allí la banda guardaba las drogas para su posterior distribución por otras provincias españolas, y también sintetizaba otras sustancias a partir de los precursores en dos laboratorios.

La noticia llegó a los medios el pasado 8 de enero, pero el decomiso fue realizado el pasado noviembre. La investigación duró un año y se llevaron a cabo tres intervenciones policiales, una en octubre, en la que se desmantelaron dos laboratorios en Barcelona, y otras dos en noviembre, una en las que se detuvo un camión que transportaba dos transformadores con droga oculta, y otra en la se realizaron registros en Barcelona, Málaga e Ibiza y se descubrió el almacén con todas las drogas. La policía cree que la enorme cantidad de droga decomisada en la operación se debe a que había sido acumulada durante los meses de pandemia.