¿Cuánta cantidad de LSD se puede consumir antes de una dosis letal?

¿Cuánta cantidad de LSD se puede consumir antes de una dosis letal?

Redacción

Un estudio publicó tres casos en los que unas personas tomaron dosis extremas de LSD. Los resultados resultan sorprendentes sobre la pregunta acerca de si el LSD tiene una dosis mortal y sus efectos terapeúticos.

Los casos fueron publicados en el Journal of studies on Alcohol and Drugs y lanzan unos sorprendentes resultados sobre el consumo de LSD.

El primero fue el de una mujer de 46 años identificada como CB. En 2015 esnifó una cantidad tremenda de LSD en polvo creyendo que era cocaína. Unos 55 mg de LSD. Si tenemos en cuenta que una dosis mínima de LSD es de 100 mcg. (es decir, microgramos) ella se metió 550 veces esa dosis. Esta mujer se tiró unas 34 horas delirando, vomitando, cayendo inconsciente y saliendo de ese estado. Las siguientes 10 horas comenzó a entrar en razón y el efecto disminuyó lo suficiente como para bajar a la tierra. La parte más rara viene ahora: esta mujer tomaba dos píldoras de morfina cada día para un dolor que tenía en el pie. Después de la dosis de LSD cambió la morfina por microdosis del ácido lisérgico. Logró dejar los opiáceos mediante el LSD.

Los médicos que han estudiado el caso concluyen que es bastante probable que no exista una dosis mortal de LSD para el ser humano, algo que más o menos ya es sabido pero que es difícil de comprobar. Por otra parte, el LSD puede servir como una alternativa no adictiva contra los analgésicos tóxicos.

Los otros dos casos tratan sobre hiperdosis de LSD que, aparentemente, no han causado ningún daño a largo plazo. El primero es sobre una mujer embarazada de 26 años llamada NW. Tomo 500mcg de LSD sin saber que estaba embarazada de dos meses. Tiempo después dio a luz al niño y ahora este tiene 18 años. No tubo ninguna complicación y el chico está perfectamente sano.

Esta mujer tomó estas dosis de LSD en una fiesta junto a una chica de 15 años al que se le llama AV. Esta consumió 10 veces la dosis estándar de LSD (100 mg). Esta chica se le había diagnosticado como bipolar y con depresión crónica. Después de viajar muy fuerte (tanto que tuvo convulsiones) aparentemente su cerebro se “reseteó” y nunca más ha sido diagnosticada con ningún tipo de enfermedad mental.

Si dejamos de lado la idea de que el LSD parece que no tiene dosis mortal, estos casos deben cogerse con pinzas: no sabemos si realmente hay una conexión entre el LSD y las curaciones mágicas. Muchísimos más estudios son necesarios (estudios clínicos, no releer reportes, como es el caso de este) que confirmen estas hipótesis. Es cierto, en cualquier caso, que las investigaciones sobre LSD y problemas mentales así como las adicciones a opiáceos coinciden con los resultados de estos casos: ayudan a dejar estas drogas y se pueden utilizar en tratamiento psiquiátricos. Pero, ¿cómo? Esto es lo que queda aún por determinar. No traten de hacerlo en casa sin supervisión médica, por favor.