Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Illinois vende 20 millones de marihuana en sus 12 primeros días

Illinois vende 20 millones de marihuana en sus 12 primeros días

Redacción

Los números se dispara en Illinois y en doce días de venta legal de marihuana para uso recreativo coloca 19.7 millones de dólares de cannabis.

Se contabilizan a día de hoy 495.385 transacciones entre todos los dispensarios que están abiertos en el estado de Illinois. Pese a que hubo falta de previsión de suministros, las ventas en los dispensarios de Addison, North Aurora y Mundelein han funcionado muy bien con una media de 40 dólares por transacción.

El estado de Illinois ha comenzado más fuerte que otros estados que han permitido el uso del cannabis. Toi Hutchinson, asesor del gobernador Pritzker de Illinois, ha declarado que esto no se trata solo del dinero que se está recaudando sino del comienzo de un nuevo tipo de industria en el que van a estar implicadas comunidades que “se quedaron atrás hace mucho”, refiriéndose a todos los pueblos prácticamente devastados tras las desindustrialización de buena parte del medio oeste de los EE.UU.

Pese a que las ventas han ido decreciendo desde el primer día donde se alcanzó el tope de 1.2 millones de dólares hasta esta pasada semana donde se vendió “solo” 874.000 dólares, la máquina de hacer dinero del cannabis en este estado muestra un músculo que ya le gustaría a otro tipo de negocios. Es normal, por otra parte, que las ventas caigan con el tiempo: el efecto novedad es el que produce esos picos tan elevados de ventas en los primeros días. Lo importante para este tipo de negocio no son las grandes ventas rápidas, sino que las transacciones continúen estables.

En Illinois las tasas para la marihuana están en un 35% que van a los fondos del estado. El 25% se ha prometido que se utilizará en “restaurar, reinvertir y renovar” o “Programa R3”. De ese dinero un 20% irá a programas para la dependencia y la salud mental; 10% para pagar las deudas del estado; 8% se repartirá entre los gobiernos locales para reforzar las fuerzas policiales; y el 2% restante para campañas de concienciación y análisis de datos sobre los efectos de la legalización. Debemos suponer que el 60% restante irá a parar a cosas que verdaderamente tienen que ver con “restaurar, reinvertir y renovar” y no con reforzar la maquinaria del estado.