Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Qué hacer si tu pareja está en contra del cannabis

¿Qué hacer si tu pareja está en contra del cannabis?

Redacción

Casi nadie tiene la oportunidad de elegir de quién se acaba enamorando. Puede darse el caso de que a tu pareja no le guste nada el cannabis.

¿Qué hacemos ante esto? No hay respuesta sencilla. Si tu intención es dejar a esa persona porque no le gusta ese aspecto tuyo, en fin, pues ahí termina la cosa y no hay mucho más que decir. También está el caso de qué hacer en una primera cita: ¿te pones a hablar inmediatamente del cannabis y resulta que esto no funciona? Muchas veces también toca por parte del consumidor de cannabis entender que no siempre a todo el mundo le tiene que gustar la marihuana.

Hay mucha gente que no le gusta el cannabis y no es por prejuicios o estigma social. Puede que tenga que ver con el tipo de carrera que ha decidido llevar en la vida en la que no necesite marihuana a su alrededor. Por ejemplo, hay personas que utilizan el cannabis como arma para quitarle la custodia de los hijos a su pareja, o ambientes de trabajo donde está totalmente prohibido. Esas personas van a tratar de evitar el cannabis siempre que puedan. Si tienes la opción de no citarte con una personas de este tipo, mejor, porque en realidad eres tú quien le puede perjudicar.

Es importante comunicarse, aunque esto sea un cliché tremendo. Significa que hay que buscar canales de comunicación que sean adecuados para que se puedan hablar de este tipo de temas con tu pareja. Tal vez al hablar del asunto la persona que no consume pueda ver cuál es el origen de su desagrado (tal vez sea una imposición religiosa y ni siquiera lo sabe). Si es el caso del consumidor esto también le va a ayudar a examinar su vida, costumbres, cuánto consume y cómo de importante es el cannabis para esta persona. Esto tal vez cree el espacio necesario para que no se produzcan ultimátum del tipo: “o el cannabis o yo”.

En lo relativo al sexo suele haber cierto malentendido en el no consumidor de que para tener una relación esta persona necesita estar colocado. El cannabis no es mágico en ese sentido y aunque algunos estudios dicen que mejora la relación sexual, se puede evitar si eso va a hacer sentir más cómodos a ambas partes.

El consumidor tampoco debería ir dando lecciones al que no consume ni tratar de evangelizar a esa persona. Si a su pareja no le interesa o no quiere tomar marihuana tampoco hace falta estar dándole el coñazo con sus virtudes. El consumir una sustancia de este tipo acaba siendo una decisión personal.

Tal vez sí, tal vez no, este tipo de conversaciones ayuden para engrasar una relación o que continúe la chispa. A lo mejor todo acaba en cualquier caso, ¿quién sabe? Sea como sea, es preferible tratar de arreglar el asunto que encastillarse en posiciones intolerantes que solo van a provocar que la relación termine.