La tercera fase

Chemsex

Vamos a ver, todos sabemos que el uso intencionado de drogas para gozar de largos y placenteros encuentros sexuales es más viejo que el pan. Y desde luego que, personalmente, es algo que ya tengo requemado, especial aunque no exclusivamente en su...

Esteroides

Privaciones y más privaciones unidas a esfuerzo, sacrificio, constancia, disciplina, regularidad, dedicación y paciencia a la hora de levantar y volver a bajar determinada cantidad de kilos un número concreto de veces hasta completar una serie.

Oxitocina

Para ser sincero, hacía ya tiempo que le venía siguiendo la pista a esta sustancia. Sin embargo, tenía un problema: las preparaciones hospitalarias (absolutamente fiables y relativamente fáciles de conseguir) no me valían para nada.

Niveles

Hoy, con todos ustedes, un invitado de excepción: Beto, uno de nuestros lectores, que ha tenido la deferencia de querer compartir con nosotros un breve resumen de su transitar diario por los confines de la mente.

Preliminares

Para esta entrega de La tercera fase tenía pensado hablarles de las propiedades de la oxitocina (la hormona del amor), pero las autoridades aduaneras requisaron la materia prima que necesitaba para el artículo y, en consecuencia, me vi obligado a...

Urracas

Viajar está muy bien, mola y se ven y se aprenden muchas cosas nuevas. No obstante, sin salir de casa también se pueden ver cosas sorprendentes.

Aire comprimido

Pues qué onda, carnalitos, aquí estamos una vez más, adentrándonos con ustedes en el insólito y asombroso mundo de la paradrogología

Gotitas

De verdad os digo: he tomado ya tantas mierdas y tantas cosas raras que se me acaba el repertorio. Juro que si no fuera por mis amigos hace tiempo que no sería capaz de salir adelante.

Escorpiones

Por este artículo seré juzgado. Sí, juzgado. No digo criticado. Digo juzgado. Lo sé a ciencia cierta. Llegará el día en que, cuando estas líneas caigan en manos de mis posibles futuros lectores, lo que exclamarán al leerlas no serán los habituales...

Caramelos

Si naciste en los setenta y viviste la infancia o la prepubertad en los ochenta, a buen seguro que recordarás que, por aquel entonces, el epicentro del tráfico matinal de sustancias psicoactivas no era el after sino la puerta del cole.

Extintores

Si usted, apreciado lector, ha comprendido con claridad este texto inicial y a partir de ahora pasa a no entender un carajo, no se preocupe: es normal. De ahora en adelante, no lo dude ni por un segundo: lo que no entienda es que es incomprensible...