James Cameron revela que estaba colocado de MDMA cuando se le ocurrió un personaje de Terminator

James Cameron revela que estaba colocado de MDMA cuando se le ocurrió un personaje de Terminator

El director ha explicado en una entrevista que la combinación de éxtasis y una canción de Sting le ayudaron a componer el personaje infantil de John Conor.

James Cameron, director de cine responsable algunas de las películas más taquilleras de la historia como son Titanic, Avatar, Terminator y Terminator 2, reveló en una entrevista de la semana pasada que se inventó uno de los personajes principales de Terminator 2 estando colocado de éxtasis (MDMA). En una entrevista con el medio The Ringer, Cameron contó que estaba escribiendo notas para el guión de la película puesto de MDMA cuando le vino la idea del personaje infantil de John Connor.

“Recuerdo estar sentado, colocado de E [Éxtasis], escribiendo notas para Terminator. Me vino a la cabeza una canción de Sting, con ‘Espero que los rusos también amen a sus hijos’. Y pensé: ¿Sabes qué?, la idea de una guerra nuclear es tan opuesta respecto a la vida en sí misma. Y de ahí surgió el personaje del chaval”, dijo Cameron en la entrevista.

Después del éxito de Terminator (1984) pronto se iniciaron las conversaciones sobre una posible secuela que tardaría en llegar, además de por peleas por temas de derechos, por las limitaciones en las tecnologías de efectos especiales. Finalmente Terminator 2 sería estrenada en 1991 con un trabajo de efectos especiales muy avanzado para la época y con un tremendo éxito en taquilla que le mereció unos ingresos superiores a los 500 millones de dólares.

James Cameron revela que estaba colocado de MDMA cuando se le ocurrió un personaje de Terminator

Relacionados

‘Dune’: la ‘space-opera’ inmortal

El 22 de octubre ha de estrenarse por fin la versión de Denis Villeneuve sobre la obra de Frank Herbert. Volvemos al material literario original y a las películas que lo adaptan para dar cuenta de las múltiples vidas de este ‘sci-fi’ de culto.

Cine al borde de una piscina

Los veranos en la piscina son sinónimo de calor y relajación. También de cierto poder adquisitivo. En el séptimo arte, este objeto de deseo estival, reservado a las clases pudientes, ha generado un buen puñado de dramas y filmes de suspense.