Los trabajos y los días

Para qué viajar

Antonio Escohotado
Nos habíamos quedado en el París de 1845, cuando, tras la campaña de Napoleón en Egipto y su disparatado decreto contra el cannabis –según el cual se tomarían sus cañamones, y en preparados líquidos–, aquella prohibición intrigó al médico francés...

Deseos ambiguos y abstinencia

Antonio Escohotado
En la última entrega invité a comprobar cómo el llamado “potencial de abuso” –a veces llamado adictividad– ha acabado canonizando la creencia de que las drogas son peligrosas en función de la euforia evocada por su empleo. Insistía allí en la mala fe...

Primeras vicisitudes en torno al cáñamo

Antonio Escohotado
Remontándose al 5.000 aC, las fibras de cáñamo más antiguas se han encontrado en Asia central. Como substancia psicoactiva, la planta se menciona en los textos védicos originales, y en particular el Atharvaveda.

A vueltas con el dolor

Antonio Escohotado
El látex de la adormidera o amapola blanca llamado opio aparece ya en tablillas cuneiformes del siglo xxii aC, mediante un ideograma sinónimo de gozar, y fue tenido por principal bendición botánica hasta principios del siglo xx, cuando el estamento...

Del embuste a la farsa

Antonio Escohotado
En el artículo previo empecé a demostrar que el prohibicionista farmacológico cultiva por sistema el fraude del futurible –“qué pasaría si…”– en vez de averiguar qué pasó cuando, aunque todas las drogas ofrezcan el contraste de su consumo cuando eran...

Las lecciones del ayer

Antonio Escohotado
Como sugerí el mes pasado, al considerar la prohibición de algunas drogas –sean ellas las hoy perseguidas o las perseguidas otrora–, es invariable aventurarse por sendas de conjeturas, y preguntar qué pasaría si cambiara el régimen vigente para cada...

Del problema al “poblema”

Antonio Escohotado
En 1990, cuando acabé de cumplir la condena por tentativa imposible de tráfico ilícito, Historia general de las drogas –editada entonces por Alianza en tres tomos de bolsillo– había vendido unos sesenta mil ejemplares, y las televisiones apostaron...

En la residencia forzosa (6)

Antonio Escohotado
En la penúltima entrega de esta serie me quedé en la algarabía de una madrugada, cuando un fornido colega sometido a incomunicación se lanzó a maldecir la vida con gritos desgarradores, y las mujeres del penal contiguo acabaron coreándole. El verano...

En la residencia forzosa (5)

Antonio Escohotado
En la entrega anterior me quedé a finales de mayo, cuando los trigales verdeaban, la canícula empezaba a apretar y las presas del penal contiguo irrumpieron al amparo de ventanas abiertas. La mía no distaba más de cuatro o cinco metros de la suya más...

En la residencia forzosa (4)

Antonio Escohotado
Dejé el relato previo en la vista oral, oyendo con espanto cómo mi defensor –y el de Pirata– enveredaba por todo lo contrario de una diatriba sobre la incoherencia jurídica de los delitos provocados.

En la residencia forzosa (3)

Antonio Escohotado
Me quedé justo antes de que el juez decidiera instruir sumario, por haber hallado “indicios racionales de culpabilidad”, una decisión cuya principal ventaja fue dejar los infectos calabozos policiales por algo parecido a una prisión.

En la residencia forzosa (2)

Antonio Escohotado
Me quedé jurando en arameo tras recibir a mi viejo amigo y tocayo, el Pirata, con dos gánsteres provistos de revólver, jeringuillas para chutarse y un maletín colmado de millones, coincidiendo con la visita de Constantino (Tino) Romero, un sujeto a...